Proyectos socioeducativos para escuelas de Educación Especial

Buenos Aires, 8 de noviembre de 2012.-

La DNPS en conjunto con la Modalidad de Educación Especial de la Dirección Nacional de Gestión Educativa implementan una línea de acción que promueve el abordaje integral de las necesidades sociales y educativas de los alumnos de educación especial.

A partir de la Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006, se considera un objetivo de política nacional la obligación del Estado de proveer a las personas con discapacidades una propuesta pedagógica que les permita desplegar plenamente sus potencialidades y ejercer sus derechos. “Se impulsan acciones para ampliar la oferta educativa dirigida a las personas con discapacidad, promoviendo su lugar como ciudadanos activos que participan y desarrollan su cultura y su educación”, afirma el Ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni.

Las cifras del Censo 2010 revelan que concurren a escuelas de Educación Especial cerca de 130 mil estudiantes, mientras una década atrás lo hacían 110 mil. Además, la cantidad de alumnos con discapacidad integrados en la Educación Común pasó de 23 mil a 45 mil en el mismo período. Este incremento tiene que ver con la universalización de las políticas de inclusión e igualdad de oportunidades para todos los estudiantes y se vincula además, con políticas económicas, culturales, sociales, como por ejemplo, la implementación de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social..

Como afirma el Secretario de Educación, Jaime Perczyk el incremento de alumnos y alumnas con discapacidades en las aulas “tiene que ver también con políticas educativas inclusivas, como la construcción de escuelas con los correspondientes requisitos de accesibilidad”. En este sentido, cabe mencionar que durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kichner se inauguraron 1400 escuelas y otras 500 están en construcción.

Todos estos factores se toman en cuenta para contribuir a la inclusión educativa de todos los niños, niñas y jóvenes con discapacidades. Es por ello que la DNPS y la Modalidad de Educación Especial de la Dirección Nacional de Gestión Educativa implementan esta nueva línea de acción

Esta iniciativa promueve el desarrollo de Proyectos Escolares Socioeducativos para la Inclusión, con eje en la Centralidad de la Enseñanza en Educación Especial. Su finalidad es incentivar el diseño, la formulación, la ejecución y el seguimiento de propuestas que apoyen la incorporación, la permanencia, la promoción y el egreso de alumnos con discapacidad que se encuentran en situación de vulnerabilidad socioeducativa.

El aporte –cuyo monto varía según su matrícula escolar entre un mínimo de $10.000 y un máximo de $14.000- está destinado a todas las escuelas de la modalidad de Educación Especial de gestión estatal. Las instituciones que participan de esta línea recibirán un aporte anual destinado a la implementación del Proyecto que podrá utilizarse tanto para la adquisición de materiales como para financiar gastos relacionados con los objetivos de las acciones pedagógicas previstas.

Además de la accesibilidad en la infraestructura ya mencionada, en el caso de la Educación Especial centrar la atención en la enseñanza implica, por un lado, atender aspectos vinculados con lo que sucede dentro del aula y en relación con los contenidos y, por el otro, decidir estratégicamente sobre las necesidades de equipamiento de una escuela para facilitar las condiciones pedagógicas que favorezcan la intensificación de los aprendizajes para los niños, niñas y jóvenes que concurren a establecimientos educativos escuelas comunes y especiales.

A su vez, con el propósito de enriquecer y diversificar la currícula con propuestas pedagógicas que brinden herramientas para la inclusión social y educativa es necesario promover la creación de espacios de educación vinculados con el arte, las ciencias y otros orientados al mundo del trabajo.

Por ello, los fondos remitidos para los Proyectos Escolares Socioeducativos para la Inclusión podrán destinarse a una diversidad de rubros: la adquisición de materiales didácticos; papel para la impresión en Braille; fotocopias e insumos de fotocopiadoras; insumos informáticos; materiales para realizar actividades en talleres; videos educativos, CD, DVD, rollos para cámara de fotos; materiales de educación física; televisores, videocaseteras, compacteras, reproductores de DVD, filmadoras, retroproyectores y proyectores; microscopios, telescopios y episcopios; bibliotecas con edición en diferentes lenguajes; mapotecas; videotecas en lengua de señas; ludotecas; equipamiento institucional para diversas discapacidades, tales como paredes táctiles de exploración lumínica y de texturas y recorridos, paneles sensoriales, placas de goma eva para pisos. Con el aporte también se podrá cubrir el traslado de alumnos y docentes para llevar a cabo actividades pedagógicas fuera de la escuela.

Otras acciones destinadas a los estudiantes con discapacidad

Esta nueva línea se suma a otras acciones que impulsa el Ministerio de Educación en favor de los estudiantes con discapacidades, como la participación en el Programa Conectar Igualdad. Cabe destacar que la incorporación de una computadora por estudiante en las escuelas de Educación Especial de todo el país significa una mayor inclusión en la vida escolar, social y laboral y favorece la igualdad en el acceso a las nuevas tecnologías. “Es un orgullo –remarca Sileoni- entregar las mismas máquinas a todas las escuelas secundarias públicas en cualquier rincón del país, a todos los alumnos de educación especial y a los estudiantes de los institutos de formación docente”.

Por otra parte, desde la DNPS de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario cuenta con agrupaciones musicales en instituciones de Educación Especial. La presentación se realizó en la Escuela Nº 516 de la localidad bonaerense de Rafael Castillo, Partido de La Matanza. En una primera etapa se participan de la iniciativa establecimientos de esa modalidad de la Provincia de Buenos Aires.

En palabras del Ministro Alberto Sileoni, “No hay cruce más desgarrador que el que se da entre discapacidad y pobreza”. Sin duda, estas políticas del Estado Nacional vienen a saldar una deuda con sectores de la sociedad argentina que hace 10 años no contaban con recursos para que sus hijos con discapacidad ejerzan su derecho a la educación.